domingo, 23 de agosto de 2015

GRANDES contradicciones

Este es uno de esos pensamientos que te vienen a la playa, relajadita... y que se me ha quedado metido en la cabeza... ¡y si no lo suelto reviento!

Estamos rodeados de contradicciones... siempre se habla que en la sociedad de las redes sociales la gente cada vez se aisla más del exterior y de las personas que le rodean precisamente por atender las redes sociales. La imagen de la pareja de enamorados, que hace unos años sentados en la terraza de un bar no hubieran dejado de hacerse carantoñas mirándose a los ojos, se ha sustituido por la imagen de una pareja mirando cada uno su móvil atendiendo el face, el was, el twiter, el mail... y así se pasa la tarde... ¿recordarán el color de los ojos de la persona que ha estado a su lado toda la tarde?

Pero no van por ahi los tiros de mi comentario... lo que pasa es que fue pensando en esto... que me vino a la cabeza otra cosa:

Intentamos inculcar a nuestros hijos una serie de valores. Cada padre, los que consideramos mejores: solidaridad,  no xenofobia, no homofobia, religión (o no religión), valores morales, valores éticos, valores cívicos,  reciclaje...

Personalmente, aborrezco asignaturas como educación para la ciudadania, ética, educación en valores, atención educativa... o como se quiera llamar a estas asignaturas tan de moda hoy en día, que unos han inventado y otros han mantenido, que en mi opinión se han convertido en adoctrinamiento de las ideas del profesor de turno y que muchas veces, a base de intentar meter en la cabeza de los niños las ideas de cada uno, sólo consiguen el efecto rebote: mi hija un dia me dijo que estaba hasta las narices de que su profesor de atención educativa les machacara una y otra vez, y otra, y otra, la misma idea. Idea que compartimos en casa, pero que no le repetimos al levantarse, al acostarse y a la hora de comer.

Considero que cada familia es libre de educar a sus hijos en los valores que considere, dando a cada uno su importancia, y sobre todo, predicando con el ejemplo.

Tampoco me gusta que se utilice a los niños como portadores de ideologia (a nadie se le ocurriría llevar a su hijo con una camiseta que diga "vota a fulanito", en los colegios no lo aceptarían, y sin embargo sí que van muchos niños con ciertas camisetas "de colores"que sobre todo a ciertas edades está claro que no las han elegido ellos).

¿Y donde está la gran contradicción? Pues que a idea, no he puesto un valor que considero básico, muchas veces el padre, o mejor dicho, la madre de todos los demás: LA EDUCACIÓN.

Todo el mundo anda preocupado en que su hijo sea solidario, que su hijo recicle, que su hijo respete a las personas de otras culturas, de otras razas, de otras religiones, que no sea homofobo... Se hacen semanas interculturales, se hacen hermanamientos con colegios de otros paises, se visitan centros de reciclado... pero no se dedica una semana ni un dia, ni una clase "a la educación". Y lo que es más triste, ni se exige, ni se predica muchas veces con el ejemplo. Ni padres ni profesores.

Cuando hablo de educación, para que quede claro, me refiero a lo que antes se llamaba "urbanidad"... y que suena antiguo, pero no debiera serlo.

¿A cuántos de nuestros hijos se les ha explicado que:

* Al entrar en cualquier sitio: tienda, casa, autobús... se da los buenos dias

* En el autobús, en el parque... si llega una persona mayor, una embarazada, o alguien con algún tipo de dificultad, hay que cederle el asiento

* Si ves a una persona cargada (sobre todo si la conoces, sino igual le das un susto...) le ofreces tu ayuda

* SI ves a un ciego que quiere cruzar la calle, ofreceté a ayudarle, o al menos, a avisarle cuando cambia a verde. 

* Si está lloviendo y llevas paraguas, procura ceder el lado de la cornisa al que no lo lleva

* A ciertas horas, no se dan voces, aunque estés en el parque... que los vecinos quizá quieran dormir

* Al que te atiende, le das las gracias.

* Al salir de los sitios, se dice adios

* Las cosas se piden por favor

* No se empieza a comer hasta que todos los comensales están sentados a la mesa y todos tienen su comida en el plato

* Uno no se levanta de la mesa y se larga a jugar hasta que no se ha terminado de comer

* En la mesa o en medio de una conversación no se saca el móvil para hablar o wasapear

* Cuando te están atendiendo y suena el móvil, esperas a que terminen de atenderte antes de contestarlo. Es de pésima educación y pésimo gusto decir "espera" y dejar al otro con la palabra en la boca.

* Los papelitos, y sobre todos los chicles, se tiran a la papelera

* Los dueños tienen que recoger las caquitas de sus perros, para que el que venga después, no tenga que pisarla ni olerla


Seguro que me he dejado muchas, muchísimas. Os animo a que completeis mi listado.

Porque  insisto: vamos a tener una sociedad con muchos valores, y ninguna educación.

Una gran contradicción.

5 comentarios:

  1. Cómo te entiendo.Lo peor no es que los niños no tengan educación, es que los padres no se la enseñen y no le corrijan.Somos peores los adultos, así salen...bs

    ResponderEliminar
  2. Esta conversación creo que la tuvimos hace algunas semanas cuando comentamos lo de los libros de texto. Estoy totalmente de acuerdo contigo pero discrepo de una cosa. Esas normas de urbanismo, cinismo y buena educación no se deben de

    ResponderEliminar
  3. Impartir en los colegios sino en CASA. De nada me sirve que en la escuela te digan que Dios es Amor, o que hay que pedir las cosas por favor sí al salir de clase en vez de darle un beso a mamá, a papá o al abuelo, le suelta un rotundo GILIPOLLAS (he sido testigo). Además siempre he dicho que ni Religión ni Ética (Valores, Ciudadanía o como le llamen este año) deberían de darse en la escuela Pública, sino en las iglesias o catequesis de manera voluntaria y en casa impartiendo una buena educación empleando el tiempo que se pierde (sí, se pierde) impartiendo estas asignaturas en reforzar lo que cada alumno lleve más flojo en notas o en su caso dando asignaturas más provechosas como Educación Vial, Historia de su comunidad...
    Besicosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, la educación no debe "estudiarse" en los colegios, sino "mamarse" en casa. Pero supongo que estarás conmigo que en los colegios, sin dedicar ni cinco minutos, sino predicando con el ejemplo y poco más, se podría también transmitir mucha educación, cosa que ahora no se hace.

      También totalmente de acuerdo contigo que la religión, la ética, los valores morales, o como les queramos llamar, deben transmitirse en casa, o donde quieran los padres que se transmitan, pero no en el colegio. Primero, porque no es misión del colegio, y segundo, porque si la asignatura es obligatoria (y que te den a elegir entre religión o valores morales es imponer una asignatura ideológica, sea una o sea la que sea) caes en el adoctrinamiento quieras o no quieras. Y a mi hija los valores se los transmito yo. Los que yo considero. No los que considere otro.

      Totalmente de acuerdo en que hay cosas más útiles e interesantes en que dedicar el tiempo... empezando por las mates o el inglés, por ejemplo, pero si queremos poner otra asignatura, como tu dices, Educación Vial, Primeros Auxilios, Alimentación Sana... por ejemplo.

      Lo de Historia de la propia comunidad estaría muy bien, siempre y cuando la persona que la imparta tenga claro dónde está, y donde ha estado siempre, el Aneto ;) Que hay muchas formas de adoctrinar, y no sólo la religión o educación en valores...

      Eliminar
  4. Jajajajajaja el corrector de las narices...cinismo...CIVISMO!!! Jajajaja

    ResponderEliminar