jueves, 16 de febrero de 2012

Jueves lardero...

... longaniza en el puchero.

Es una de esas fechas que nunca se me pasan. Que les tengo un cariño inmenso. Uno de esos recuerdos de la infancia...

Cuando yo era niña no se celebraba el jueves lardero. O al menos, no en mi entorno. Siempre pensé que era una costumbre del pueblo de mi padre (Illueca), porque mi padre salió de su pueblo muy niño, pero siempre mantuvo contacto con sus amigos de allí, de joven iba a fiestas, y a nosotros nos contaba las costumbres, las fiestas, los dichos, las tradiciones... de su pueblo.  Asi que como mi padre nos hablaba del jueves lardero, yo decidí que era una costumbre de su pueblo.

Jueves antes del miércoles de ceniza... comienzo de la Cuaresma... pues la tradición del jueves lardero (la de mi padre, la de mi casa...) dice que ese dia tienes que comer un guiso de longaniza. Un palmo de longaniza. Osea, los mayores un palmo grande, los pequeños un palmo más pequeño. MI madre hacía un guiso de patata, verdura, longaniza y huevo escalfado. Esto lo recuerdo desde que era niña. Y el soniquete: jueves lardero... longaniza en el puchero.

Luego ya poco a poco empezó a sonar fuera de mi casa... las carnicerias, algunas al menos, comenzaron a anunciar en sus escaparates la tradición, algunas panaderías comenzaron a vender lo que en otros sitios se llama bollo preñao, sólo que no de chorizo, sino de longaniza. En el cole de mi hija les reparten a todos los niños para merendar uno de esos panecillos... lo organiza la asociación de padres. Y me hace más ilusión que cualquier otra fiesta... me recuerda a mi infancia... a mi historia... a mi pasado familiar del que ya no volveré a "oir batallitas"...  

¿Sabeis que día es hoy? Pues hoy es... JUEVES LARDERO... LONGANIZA EN EL PUCHERO.

Me edito... porque esta entrada la había programado ayer... E imaginaos qué cara se me quedó cuando me cuenta anoche mi hija que en el cole les habían explicado que hoy era "una fiesta", y le digo: ¿ah, sí? ¿y qué fiesta es? Y me dice: mamáaaaaaa... mañana es SAN CHORIZO... no me digas que no lo sabías...

martes, 14 de febrero de 2012

Esto... es la felicidad

Estábamos anoche, después de cenar, tirados en el sofá. Los tres juntos y pelin apretujados, compartiendo además manta, que después de cenar apetecía. Mira que tenemos dos sofás, sillas, cojines que alguna vez usamos para sentarnos en el suelo... pues no... ayer estábamos los tres sentados en el mismo sofá. Sara medio tumbada, jugando un ratito con la DS. Mi costi, buscando algo decente que ver en la tele. Y yo, con el libro que estoy leyendo ahora, y que me tiene enganchada... No es que tuvieramos mucho margen para movernos... Y en realidad no estabamos haciendo lo mismo, ni estabamos charlando... Pero no pude evitar "mirarnos", y decirle a mi marido: "Esto es la felicidad". No quiero otra cosa. No quiero más trabajo, no quiero menos problemas, no quiero dejar de hacer números, ni quiero dejar de llorar mi pena...

ESTO ES LA FELICIDAD, NO QUIERO NADA MAS, NI NADA MENOS.

(Debo confesar que hace un momento, mientras escribía esto, lo he pensado de nuevo... mi hija ha entrado al despacho a "venderme" un rollo de papel higiénico. Ha decidido que jugar a vendedora ambulante de papel higiénico es superdivertido, porque además, mira, mamá... este paquete tan grande lleva un asa supercómoda para transportar la mercancía, y si me canso me siento encima de los paquetes y estoy tan cómoda....) Aysss... esto también es la felicidad.

Me da miedo hasta pensarlo.