viernes, 16 de noviembre de 2018

Y de repente un tsunami

Y de repente un tsunami te revuelve la vida, te la vuelve patas arriba, te deja tirada sin saber cómo superar esto que te ha venido encima. 

Y echas a andar en estado de shock buscando reubicarte, buscando recolocar lo que un día fue tu vida, para ver que no, que no encajas, que no encaja, que tu realidad no existe, que tú eres otra, y que por mucho que llores, aquello no volverá. 

Y te hablan de un año, y el año pasa, y cada vez es más duro. 

Pero un día, algo hace click en tu cabeza. Y te das cuenta que por fin eres más tú que nunca. Que durante un tiempo estuviste... desdibujada. Que eras tú, que eras feliz, que nadie te obligó a nada, que elegiste volutariamente, que volverías a hacerlo pero que ahora... ahora eres más tú que lo has sido durante mucho tiempo. 

Y en este camino te equivocas, y haces cosas que nunca pensanste, ¡y no te arrepientes! y sacas enseñanza de todo, y tiras para adelante. 

Y te haces más fuerte, pero te niegas a cambiar, a cambiar por dentro. Te niegas a perder tu esencia. 

¡Me niego a dejar de ser yo!. Eso... jamás. 

Y sigues contando en este camino con personas que ya estuvieron contigo en lo más duro de tu vida. Y otras que encuentras, a veces por casualidad. Y te sigue sorprendiendo ver que pese a todo, pese a las puñaladas de la vida... hay gente maravillosa ahi fuera que merece la pena tener en tu vida. 

Hoy, qué casualidad, hace dos años de mi tsunami particular. Me he dado cuenta hace un ratito, justo cuando una de esas personas que merecen la pena y que  la casualidad ha cruzado en mi camino me ha preguntado que porqué dejé de escribir... si realmente me siguen pasando cosas que me conmueven, que me hacen sentir... 

Hoy hace dos años que un tsunami revolvió mi vida entera... poco a poco todo vuelve a la calma... pero nunca nada vuelve a su lugar. 

Pese a ello, y pese a que no tengo la vida que soñé... soy feliz. No existe la felicidad absoluta, pero yo soy feliz. Sería injusto no sentirme así. 

Mi tsunami particular revolvió mi vida entera, arrasó con cosas que yo creía indestructibles... pero me hizo más yo que nunca. 

Esperaremos que el agua se retire del todo, que la arena se pose... y seguiremos adelante. Más yo y más fuete que nunca, pero siempre yo.
 
 


3 comentarios:

  1. Elena!! Qué alegría volver a leerte por aquí! Sabes? Esta mañana estábamos una amiga (que también tenía un blog) y yo acordándonos de los blogs y las amistades que hicimos.
    Precisamente le he dicho que tú hacía mucho que no escribías y mira, me ha dado por entrar.
    Me ha gustado muchísimo este post. Tu conclusión es buenísima, ERES TÚ y cada vez más fuerte!
    Sabes que siempre nos tienes aquí, físicamente y por WhatsApp cuando no podemos vernos en persona.
    Un besazo y un abrazo muy gordo!

    ResponderEliminar
  2. Justo leía yo a otra amiga a la que conocí por blogs! gracias a ella, te leo de nuevo.

    Siempre adelante, Siempre!!

    Abrazo apretaito

    ResponderEliminar
  3. Hola Elena,
    Me siento plenamente identificada con tu post, que bien lo has descrito ...
    Han pasado siete años de mi tsunami particular ... y si ... poco a poco todo vuelve a la calma ... y vuelves a ser la tú más auténtica que nunca ... yo te puedo decir que desde entonces estoy viviendo la etapa más feliz de mi vida.
    Un besazo !
    (Soy la amiga que también tenía un blog )

    ResponderEliminar