martes, 14 de febrero de 2012

Esto... es la felicidad

Estábamos anoche, después de cenar, tirados en el sofá. Los tres juntos y pelin apretujados, compartiendo además manta, que después de cenar apetecía. Mira que tenemos dos sofás, sillas, cojines que alguna vez usamos para sentarnos en el suelo... pues no... ayer estábamos los tres sentados en el mismo sofá. Sara medio tumbada, jugando un ratito con la DS. Mi costi, buscando algo decente que ver en la tele. Y yo, con el libro que estoy leyendo ahora, y que me tiene enganchada... No es que tuvieramos mucho margen para movernos... Y en realidad no estabamos haciendo lo mismo, ni estabamos charlando... Pero no pude evitar "mirarnos", y decirle a mi marido: "Esto es la felicidad". No quiero otra cosa. No quiero más trabajo, no quiero menos problemas, no quiero dejar de hacer números, ni quiero dejar de llorar mi pena...

ESTO ES LA FELICIDAD, NO QUIERO NADA MAS, NI NADA MENOS.

(Debo confesar que hace un momento, mientras escribía esto, lo he pensado de nuevo... mi hija ha entrado al despacho a "venderme" un rollo de papel higiénico. Ha decidido que jugar a vendedora ambulante de papel higiénico es superdivertido, porque además, mira, mamá... este paquete tan grande lleva un asa supercómoda para transportar la mercancía, y si me canso me siento encima de los paquetes y estoy tan cómoda....) Aysss... esto también es la felicidad.

Me da miedo hasta pensarlo.

5 comentarios:

  1. Si es que tienes razón. Nos complicamos la vida tontamente buscando, deseando...y decepcionandonos, cuando un minuto puede contener toda la felicidad que deseamos.

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes, las mejores cosas son las que nos ocurren todos los días...

    La infusión que más tomo ahora es el Rooibos, es antioxidante y muy bueno para hacer digestiones, y prevenir la caries. No tiene cafeína.

    ¡Besos guapa!

    ResponderEliminar
  3. Elena, me alegro de que tuvieras ese momento de felicidad y sobre todo de que fueras consciente de que lo era.
    Nosotros hacemos a veces lo que llamamos un "abracito de familia": mis dos peques de 5 y 2 años, su padre y yo (los mayores de rodillas), todos formando una piña y con reparto de besos a granel... En esos segundos siento lo mismo que cuentas, no quiero nada más ni nada menos.
    Un beso y que sigas siendo muy feliz
    Elena

    ResponderEliminar
  4. Sí que da miedo, de grande y de hermoso que es ¿verdad? Así que sólo nos queda atrapar estos momentos, saborearlos...y escribirlos!!!!

    ResponderEliminar
  5. No es cuestión de pensarlo, es cuestión de disfrutarlo. Y de tener la suerte de reconocer esos momentos "mágicos".

    Besitos

    ResponderEliminar